Decoración de Interiores

DECORACIÓN E INTERIORISMO

En Decoración no hay nada escrito. Las tendencias cambian a cada temporada, los colores, las texturas, los materiales,… pero lo que si está claro es que todos tendemos a un estilo decorativo. Aquí te presentamos ocho para que veas cuál es tu orientación y después te ayudamos a definirlo y personalizarlo a tu gusto. Confía en nuestro equipo.

ESTILO NÓRDICO

Los materiales naturales son los protagonistas absolutos en el estilo nórdico. Y por encima de todos, la madera. Aquellas con tonos claros, como el arce, el roble, el haya o el pino, suelen cubrir sus suelos –entarimados por norma general- y componer sus muebles –en su color natural o en tonos claros: blanco, menta, beige, gris suave…

El estilo escandinavo busca la sencillez y el orden racional en el almacenaje, pero sobre todo trata de sacar todo el partido a la luz natural, algo que en el norte escasea durante gran parte del año.

Los complementos, mejor con inspiración natural. Y son bienvenidos los contrastes con colores alegres con un punto chillón, como los amarillos.

ESTILO RÚSTICO

En el estilo rústico, los mismos elementos estructurales de la casa han de invitar a cobrar este ambiente rural y auténtico.

Es preferible contar con unas vigas de madera vista, paredes de piedra, una chimenea de hierro… elementos con carácter campestre que den pie a invocar el espíritu del pueblo a través de la decoración.

Incorpora sin miedo piezas artesanales para enriquecer el ambiente, maderas nobles y envejecidas, herramientas de antaño –como utensilios de labranza, por ejemplo- y todo aquello realizado en forja que puedas imaginar: desde un cabecero hasta una lámpara o un armario.

 

 

ESTILO INDUSTRIAL

El estilo industrial está muy en boga este año: todo está a la vista en él, desde ladrillos y vigas de metal, hasta las tuberías. Con los muebles sucede igual: pueden estar en cualquier estado, mostrar grietas, golpes, abollones en el metal. Significa autenticidad, y es lo que se busca.

La industrial es una tendencia anárquica, en la que puedes mezclar sin miedo un objeto de hace 70 años y otro futurista, y muy probablemente quedará genial.

 El color gris y los tonos en cobre son los protagonistas, y al venir de la Inglaterra de hace casi dos siglos, en plena Revolución Industrial, la ausencia de luz natural se le presupone. Algo que se compensa con fuertes lámparas y bombillas, que generan potentes claroscuros de noche.

ESTILO ORIENTAL

China y Japón son los referentes y  lo normal es que reine el minimalismo, el equilibrio en las formas, la horizontalidad y el orden.

Es un estilo que promueve además la calma y el relax, algo que se consigue de forma sensorial con velas e inciensos. Los tonos de madera, el blanco y el negro son fundamentales, proporcionando contrastes muy fuertes inspirados en el mismo Yin y Yang.

Los muebles lacados en tonos negros, ocres y rojos son marca de la casa. Y los púrpuras suaves, como el lila o la lavanda, suelen vestir las paredes.

En las salas de estar, los tatamis, y en los dormitorios, los futones, suponen una reminiscencia de la comodidad y la intimidad orientales.

Utiliza el Feng Shui para tu decoración.

 

ESTILO RETRO O VINTAGE

Es fácil de confundir con vestigios de otros estilos, pues los muebles que caracterizan al vintage son provenzales, la inspiración es natural (como en la tendencia rústica) y la presencia de flores y plantas en los estampados nos pueden llevar a pensar en el romántico.

La ambientación de esta tendencia nos lleva a los años 30 del siglo pasado, en los que madera y forja (pero más fina y urbanita que en el estilo rústico) nos ayudarán a reforzar un aire que podemos también promover colocando carteles promocionales de la época, que hoy en día abundan en todas las tiendas de decoración.

ESTILO MINIMALISTA

Mies van der Rohe  decía que menos es más, y si te gusta el estilo minimalista, sabrás que deberás seleccionar bien cada elemento, porque aquí, al contrario que en el mundo árabe, se tiene pánico a la acumulación.

La menor cantidad posible de muebles es norma estricta, y olvídate de llenar estantes y otras superficies con objetos inútiles.

Lo mismo se aplica a los colores: parte del blanco para combinarlo con otro. Y como mucho, además, con el negro para contrastar. Punto.

ESTILO CLÁSICO

La madera y los metales nobles buscan expresar opulencia y buen gusto, así como los elementos decorativos que recuerdan la escultura clásica –materiales marmóreos y figuras escultóricas.

El cristal es otro elemento clave, así como el cuero para los tapizados, y las telas brillantes.

ESTILO ROMÁNTICO

Puede que resulte cargante y excesivamente dulce para muchos, pero es acogedor, ya que se expresa  a través de tonos cálidos –rojos, rosas- y pasteles en general.

 El papel pintado -por cierto, y las flores se aplican a superficies acolchadas y abotonadas, a cortinas con mucho vuelo y a grandes lámparas de araña, además de velas.

Estilo Nórdico

Estilo Rústico

Estilo Industrial

Estilo oriental

Estilo Vintage

Estilo Minimalista

EStilo Clásico

Estilo Romántico